El consumo de pornografía en exceso genera impotencia sexual

Los jóvenes de 14 o 15 años que consumen pornografía en altas dosis tienden a padecer pérdida de deseo y disfunción eréctil cuando llegan a los 25 años, conclusión a la que llegó un estudio de la Asociación de Andrología y Medicina Sexual Italiana.

Según la investigación, publicada en “Psychology Today”, visualizar contenido pornográfico en exceso, les genera un “cortocircuito” en los canales del placer, el cerebro se acostumbra a la estimulación a través del porno y la respuesta en la vida real se vuelve cada vez más difícil.

El placer sexual nace en el cerebro, cuando se segrega una sustancia llamada dopamina, que aparece ante la novedad o la ansiedad. ¿Pero dónde queda el “factor sorpresa” cuando ya todo está visto? Si se consume mucha pornografía, las imágenes eróticas de la vida real resultan cada vez menos sorprendentes y como en cualquier otra adicción, se necesitará constantemente de la “droga” que, en este caso, es la pornografía, la cual sin estar presente, le dificultará a los jóvenes adictos mantener una erección.

“Tras muchos años de consumo, los usuarios terminan por dormir la respuesta natural de su cerebro a la estimulación sexual”, resume Carlo Foresta, director del estudio.

La disfunción eréctil provocada por el abuso de la pornografía no se soluciona con pastillas. Estas actúan sobre el sistema cardiovascular (potenciando el flujo de sangre en el pene), pero no sobre la segregación de dopamina, que se ve afectada en este caso.

¡Pero no hay de qué preocuparse! La solución es, según el estudio, dejar de lado la pornografía. Al principio aparecen síntomas de abstinencia, pero aseguran que en unos tres meses se consigue una respuesta sexual natural.

Autor entrada: Miguel Ramírez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *