10 secretos ocultos para hacer que la mujer se sienta sexy y deseable

Hacer que tu mujer se sienta sexy no es tan simple como decir: “¡Bebé, te ves bien!” Sí, decirle lo hermosa que se ve es importante, pero hay mucho más que eso. Tienes que hacerle sentir profundamente y realmente creerlo. Nadie se siente sexy en cada momento de cada día. Tu novia podría despertarse y pensar que se ve desaliñada. Tal vez ella ha tenido un momento difícil en el trabajo y está cansada, sin ducha y estresada. Quizás ella está demasiado distraída para concentrarse en ser íntima. Es parte de su trabajo como su pareja mantenerla positiva, radiante y atractiva.

Cometí el error de “sentirme demasiado cómodo” en una relación antes. Creo que la mayoría de nosotros tenemos al menos una vez. Usted da por hecho lo que tiene y deja de recordarle su encanto. Lo siguiente que sabes es que las cosas no están calientes como solían ser y te frustra tratar de descubrir dónde fue la chispa. Le estás pidiendo a gritos que tenga relaciones sexuales y luego te quejas cuando no las tienes.

No se puede convencer lógicamente a una mujer para que se excite. Tienes que aprovechar sus emociones y emocionarla por ti. Ella debería estar ansiando su contacto y anhelando la cercanía que trae consigo la intimidad.
Cuando haces que una mujer se sienta caliente, hace que quiera estar caliente por ti. Ella es más apasionada, sexual y segura de sí misma. Le hace pensar en lo mucho que te quiere por lo mucho que la deseas. Mantiene el fuego ardiendo entre usted y la química sexual a todo volumen.

Ahora, ¿exactamente cómo la llevas allí? Ser coqueta y física es una parte de ella. Pero no pase por alto la parte igualmente crítica de sorprenderla con gestos románticos, favores pensativos y demostrar que se preocupa profundamente por ella. La avalancha de emociones positivas que recibe la ayudará a sentirse más cerca de usted y a actuar físicamente en consecuencia.

¿Quieres que tu mujer se arroje sobre ti? Pruebe algunos de estos:

  • Envuelve tus brazos alrededor de ella mientras cocina y besa la parte de atrás de su cuello.
  • Llévala a una aventura juntos. Haga que se vista para ir a bailar o pruebe un nuevo restaurante en la ciudad. Ir a un picnic de domingo en el agua o un paseo por el parque.
  • Sé un niño otra vez. Coma demasiados helados, pelee con globos de agua o suba Six Flags.
  • Envíale un mensaje de texto con algo significativo o dulce para alegrarle el día. Envíale un mensaje de texto con algo travieso y hazle saber cuánto te excita. Le encantará saber que su hombre no puede esperar para estar con ella.
  • Sorpréndela con un regalo simplemente porque quiere mostrarle lo hermosa que es: pendientes, flores, entradas para su banda o juego favorito, o un café con leche Starbucks entregado a mano. Las pequeñas cosas también cuentan, es el significado detrás de ellas lo que importa.
  • Toca su mañana, mediodía y noche (o cada vez que la veas). Golpee su cabello por la mañana, tome su trasero discretamente en el almuerzo y bésele el estómago mientras está en el sofá por la noche. Susurra halagos en el oído mientras estás en una fiesta o un bar.
  • No te apresures en los juegos preliminares. Acaricia sus muslos, mordisquea su cuello y acógela naturalmente.
    Mezclarlo durante el juego previo. “Charla sucia” no siempre tiene que ser explícito; Habla sensualmente sobre lo que le estás haciendo a su cuerpo. Describe suavemente lo que siente, sabe y huele de una manera erótica y halagadora.
  • Ven a casa y llévala al dormitorio de inmediato. Muéstrale lo irresistible que es y que debes tenerla ahora. Explora tu sexualidad juntos. Role-play y prueba nuevos trajes. Descubre sus deseos secretos y actúa sobre ellos. Ve a una tienda de sexo y elige algo para una noche especial.
  • Dale un masaje sensual con aceites. Tómese su tiempo para acariciar cada centímetro de su cuerpo y hacerle saber cuánto lo aprecia.

Crea tus propias ideas creativas para expresar tus sentimientos también. A su vez, se sentirá más apreciada y sexualmente proactiva. Es un ganar-ganar para ustedes dos.

Autor entrada: Miguel Ramírez

Miguel Ramírez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *