¿Puede el ejercicio mejorar tu vida sexual?

Si es un adicto al ejercicio o hace ejercicio por primera vez, obtenga la respuesta a la pregunta: “¿Puede el ejercicio tener un gran impacto en tener una vida sexual mejor?” Este artículo te ayudará a encontrar la respuesta a la relación entre el ejercicio y un mejor sexo.

Hay varias razones racionales por las cuales una persona en buena forma física es más propensa a disfrutar plenamente del sexo en comparación con una persona que no está en forma. Por ejemplo, el tono muscular mejorado puede aumentar la satisfacción sexual ya que los orgasmos dependen de la actividad muscular múltiple. En el caso del hombre más maduro, la aptitud cardiovascular mejorada puede ser crítica para la función sexual máxima.

Los hombres físicamente aptos parecen beneficiarse en el dormitorio, ya que se relaciona con el aumento de la libido y los niveles estables de testosterona que a menudo disminuyen a medida que los hombres envejecen. Por otro lado, el sexo puede ser tanto mental como físico, y la apariencia física de una persona también puede ser beneficiosa a nivel emocional. Verse y sentirse saludable puede aumentar su autoestima mientras lo hace sentir más atractivo.

La relación entre la aptitud física y la función sexual no es el único factor que puede aumentar el placer sexual de una persona. Algunos investigadores atribuyen un buen programa de ejercicios, junto con otras actividades saludables, como buenos hábitos alimenticios, dejar de fumar y descansar lo suficiente, con la posibilidad de tener un efecto positivo en el rendimiento sexual de personas de todas las edades.

Un estudio realizado en la Universidad de California-San Diego rastreó a 78 hombres de mediana edad en un programa de ejercicios aeróbicos. Los sujetos se ejercitaron a intensidad moderada durante 60 minutos al día, tres o cuatro días a la semana. Después de nueve meses de ejercicio continuo, estos sujetos informaron que su vida sexual era más satisfactoria en cuanto a resistencia y orgasmos. En comparación, 17 sujetos masculinos que realizaron rutinas de ejercicios ligeros, como caminar a un ritmo comparativamente más lento, declararon que no tenían una mejora sustancial en su vida sexual.

En conclusión, el ejercicio solo no debe considerarse la panacea para todas las disfunciones o insatisfacciones sexuales. Sin embargo, si espera mejorar su vida sexual a través del ejercicio, debe considerar adoptar un estilo de vida saludable más integral para aumentar la posibilidad de experimentar plenamente su pico sexual.

Autor entrada: Miguel Ramírez

Miguel Ramírez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *